Publicado por & archivado en Noticias.

Llegados a este punto ya sabes cuáles son las ventajas que el Home Staging puede aportar a un vivienda. En este blog te hemos hablado de ellas y te hemos dado las claves y los pasos para aplicar el Home Staging según las distintas estancias de una vivienda (salones, cocinas y baños, dormitorios…). Ahora sólo te falta conocer las principales pautas para sacar todo el partido a la fotografía inmobiliaria y poder así, mejorar tus resultados. ¡No te pierdas este post!

Esta es la situación: Has conseguido un cliente, habéis acordado un presupuesto para el servicio de Home Staging a realizar y lo has llevado a cabo como profesional del sector. O como particular, has hecho una “puesta en escena” para esa vivienda que llevas tiempo queriendo vender y, por fín, ya la tienes lista. ¿Y ahora? Finalizado el proceso, ¿cuál sería el último paso antes de colgar el cartel de “Se vende”?

La respuesta es sencilla: fotografiar los nuevos espacios.
Parte del trabajo del home stager es conseguir fotografías que capten la atención de los potenciales clientes. Si esto no se consigue no sólo el trabajo de Home Staging perderá su valía, si no que se estará perdiendo la oportunidad de generar visitas y posibilidades de venta. Porque, aceptémoslo, la mayor parte de los potenciales clientes vienen de internet y bucean en portales inmobiliarios en busca de la vivienda perfecta para ellos.

Hay que tener en cuenta que, actualmente, más del 70% de los compradores inicia la búsqueda de su vivienda en internet. Existen multitud de portales en los que se anuncia la venta de viviendas de todo tipo. Es en ellos donde los compradores tienen el primer contacto visual con las viviendas a la venta. Según Idealista, uno de los portales favoritos por los usuarios para buscar vivienda, el tiempo que un usuario pasa mirando un anuncio desde que hace “click” en él se reparte de la siguiente forma: el 60% del tiempo de consulta recae en las fotografías, mientras que el resto del tiempo se reparte a partes iguales entre leer la descripción de la vivienda (20%) y consultar las características básicas (20%).

Las estadísticas muestran que el precio y las fotografías ocupan el primer puesto en los aspectos a los que los usuarios dan más importancia en los anuncios de los portales web de las inmobiliarias.

Es en estas fotografías donde recae todo el peso final del trabajo de Home Staging que se haya realizado.

Por esta razón, las fotografías de la vivienda deberán “hacerle justicia” y tener las siguientes cualidades: deben ser atractivas, mostrar las virtudes y disimular los defectos y que los espacios se vean amplios y elegantes.

Hay que matizar que existen varios tipos de fotografías para interiores. Están las de enfoque y estilo arquitectónico, en las que prima destacar el espacio y sus dimensiones. También las fotografías de estilismo, destinadas generalmente a las revistas de interiorismo. En ellas suelen destacar los detalles de los elementos decorativos, siendo fotos de primeros planos o planos detalle. Y por último, están las fotografías de Home Staging o fotografía inmobiliaria, que son las que nos interesan para nuestro trabajo como home stager. Estas fotos son las encargadas de plasmar la esencia del trabajo realizado y son las preferidas en los portales web de las agencias inmobiliarias.

Unas fotografías bien hechas transmiten buenas sensaciones, lo que generará que cuando los compradores visiten la vivienda ya tengan una opinión favorable de la misma, lo que a su vez facilitará la venta.

¿Cómo conseguir este resultado? Desde Escuela Madrileña de Decoración, queremos revelaros los secretos con los que conseguiréis realizar unas fotografías inmobiliarias atractivas en las que se aprecie el nuevo aspecto de la vivienda tras el Home Staging. Siguiendo las siguientes pautas conseguiréis el deseado efecto “wow” y lograréis incrementar las visitas y optar a una venta más rápida:

Los materiales imprescindibles

Tomar fotos de baja calidad de una vivienda siempre, siempre influirá negativamente en la venta. Por ello, es lógico pensar que con una buena cámara es suficiente para realizar unas buenas fotografías. Eso es así en parte; la cámara no es la única herramienta que necesitarás para esta tarea. Es conveniente hacerse con un trípode, que te permitirá estabilizar la cámara y realizan todas las fotos a la misma altura, y un objetivo gran angular, con el que se podrán conseguir fotografías con encuadres más amplios. Por último, no hay que olvidarse del trabajo final de edición de fotografía. Este proceso permitirá las correcciones de luz y otros efectos e incluso, si tenemos un buen manejo del programa Photoshop (imprescindible para esta tarea), eliminar detalles que afean la fotografía, como pueden ser los cables de las lámparas.

 

Planificar con precisión

Hay que planear con cuidado qué es lo que se quiere fotografiar de cada inmueble. Deberemos seleccionar los espacios y elementos que sean lo suficientemente representativos para así lograr que se distinga del resto de ofertas.

Como detalle a tener en cuenta: atención a los espejos. Hay que tener cuidado de no colarte por sorpresa en una de las fotografías sin darte cuenta. Suele ser un error muy común y de principiantes pero que, llegado el caso y como mencionábamos en el punto anterior, podría solucionarse con Photoshop.

 

Atención a la iluminación

La luz es el elemento más importante para cualquier tipo de foto y, por supuesto, también para la fotografía inmobiliaria o de interiores. Por ello, es sumamente importante aprovechar las horas de sol para realizar la sesión fotográfica. ¿Lo ideal? Programar el reportaje entre las 12 y las 15 horas en días con el cielo despejado.

En el caso de habitaciones con poca luz natural, bien por falta de ventanas o bien por disposición geográfica, etc., es conveniente encender todas las luces posibles y prescindir del flash de la cámara ya que suele generar una luz muy poco favorecedora.

 

Elige los planos y encuadres

Una vez planificados los espacios y elementos que queremos fotografiar hay que elegir cuáles son los planos más óptimos de las estancias. Lo ideal es fotografiar la estancia desde el punto más alejado, que normalmente suele ser desde las esquinas ya que desde esa perspectiva se engloba más espacio.

La cámara debe situarse a una altura entre los ojos y el pecho, algo que nos resultará mucho más fácil colocando la cámara sobre un trípode, como mencionábamos anteriormente.

Y aunque parezca que el ojo de pez da a las fotografías un aspecto moderno, nosotros desaconsejamos su uso ya que distorsiona la imagen y hace que pierda los posibles elementos distintivos que podrían marcar la diferencia.

 

No olvides mostrar el entorno

El entorno es una parte fundamental y muy importante en los anuncios de venta de viviendas en las plataformas web. La vivienda no son sólo sus habitaciones y los metros cuadrados, también las vistas desde los balcones y terrazas. Por eso es importante mostrar también el exterior de la vivienda y el barrio donde se ubica. Para los potenciales compradores también es importante saber si su futura vivienda tiene cerca paradas de autobús/metro, supermercados, colegios… etc.

 

Después de estos consejos que os hemos dado, ya tienes en tu mano las claves para hacer unas fotografías inmobiliarias perfectas de tus trabajos como home stager. Y una vez que hayas realizado la sesión fotográfica, ya puedes disponerte a preparar el anuncio de tu vivienda para el portal web inmobiliario escogido.

Así que llegados a este punto, y para finalizar el proceso, os damos unos tips básicos a la hora de publicar el anuncio:

✓ Tómate tu tiempo para elegir la fotografía destacada

Esta imagen será la que aparezca primero y por la que el posible comprador decida hacer “click” en el anuncio y ver el resto. Deberíamos elegir la estancia más llamativa, que generalmente suelen ser el salón o la cocina en un piso. En el caso de viviendas unifamiliares, debería ser la fachada. Nunca olvides cual es el objetivo a conseguir: llamar la atención.

✓ La importancia del número de fotos

Lo ideal es que el anuncio tenga entre ocho y quince fotografías, siempre dependiente del número de estancias que tenga la vivienda. Selecciona una o dos fotografías por estancia en las que se muestren puntos de vista diferentes. Y, por supuesto, colócalas en orden para no crear confusión al posible comprador del número de habitaciones o su disposición.

✓ No olvides redactar una buena descripción

Una buena descripción, sin ser demasiado extensa, debe ser precisa. Debería tener entre 250 y 500 palabras y debe seguir, como las fotos, el recorrido que se haría en una visita.

 

Si quieres conocer más sobre “El servicio de Home Staging y su auge en los últimos años” no te pierdas el post en el que hablamos sobre Home Staging para viviendas en venta y viviendas en alquiler.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *