Publicado por & archivado en Noticias.

Es difícil que, a estas alturas, el nuevo escaparate de Zara le haya pasado a alguien desapercibido. La nueva colección de primavera-verano destaca por la tendencia de prendas y conjuntos dominados por colores saturados, lo que en la industria de la moda se conoce como “Color Block”. Los colores básicos (el amarillo, el rojo, el azul y el verde) se imponen ahora como los protagonistas indiscutibles en su versión más pura, sin estampados ni añadidos.

El mensaje es bastante simple y directo: la primavera está a la vuelta de la esquina, así que ¡no más colores grises y tristes! ¡Larga vida al color block!

Colección Zara primavera-verano 2019, basada en el ‘Color Block’

 

Esta tendencia del color-block no sólo apuesta por los conjuntos dominados por un único tono; también nos propone la combinación de tonos sin limitaciones con la finalidad de crear estilismos basados en la analogía de colores.

Pero el color block no es una línea que sólo podemos encontrar en el mundo de la moda. Esta tendencia que ha traspasado las fronteras de la moda es, desde hace años, una de las favoritas en el campo del diseño de interiores. Muchos son los que han apostado por el color block para darle un toque atrevido y osado a sus viviendas. Sigue leyendo y te contamos qué es el color block y cómo aplicarlo en la decoración.

 

Color block o ‘Blocking’. Origen

La historia del color merecería un capítulo aparte en este blog, pero podemos extraer un mensaje bastante y claro sobre su uso: su significado siempre ha sido el de llamar la atención. El color en la indumentaria siempre ha sido la manera de diferenciarse y destacar del resto, desde la Edad Media, cuando el hecho de vestir de negro era símbolo de la aristocracia, hasta nuestra época actual en la que el color es usado de una manera u otra en nuestro día a día.

El color block forma parte del mismo proceso por diferenciarnos del resto; otra tendencia con la que mostrarnos únicos y osados pero que sólo los más atrevidos acabarán luciendo.

Aunque no tiene un origen un específico, podemos localizar referentes del color block en el mundo del arte. Una clara inspiración de esta tendencia la encontramos en la combinación cromática de la obra de Piet Mondrian. Sus Composiciones, como él mismo denominaba a sus cuadros, están compuestas por diferentes planos geométricos (frecuentemente rectangulares o cuadrados) de los ya mencionados colores básicos, considerados por el artista como los colores elementales del universo.

Composición en rojo, amarillo, azul y negro (1921) y reconstrucción de su estudio en París, realizado por Fans Postma, ocupado por el artista entre 1921 y 1936.

 

Su contemporáneo y compañero Theo van Doesburg también es un claro ejemplo de este estilo conocido como ‘Neoplasticismo’, que se caracterizaba por la reducción de las formas a líneas rectas horizontales y verticales, y al uso exclusivo del negro y los tres colores primarios.

En el Café «Aubette», realizado entre 1926-1928 por van Doesburg, ya se observa cómo los bloques de color pasan del soporte plano a la tercera dimensión de la arquitectura.

 

Pero como decíamos anteriormente, es a la industria de la moda a quien debemos la creación del ‘color block’. Tanto en moda como en interiorismo, esta tendencia se caracteriza por el uso de colores es su máxima intensidad, ya sea apostando por un tono único o por el contraste de varios de ellos.

La propuesta del color block en el interiorismo es arriesgada y a su vez bastante simple: elige colores lisos, sin estampados, y con un aspecto intenso e impactante.

En la actualidad, podemos encontrar innumerables colecciones en las que los colores brillantes y explosivos se entremezclan en toques sutiles o apariencia total. Buscando romper con lo tradicional y los colores naturales, el color bock puede aportar a la vivienda una dosis de energía positiva. Con unos toques de color bien escogidos y seleccionados conseguiremos crear este efecto y que nuestras visitas queden fascinadas con nuestro hogar.

¿Quieres saber cómo conseguirlo? A continuación, os contamos las claves para lograrlo.

 

Claves para aplicar el color block en la decoración

Aunque a priori puede parecer sencillo, aplicar la tendencia “color block” requiere de una planificación previa. No se trata de combinar por combinar, sino de composición y equilibrio. Si no quieres que tu hogar acabe teniendo un aspecto ‘circense’, toma nota de las siguientes claves para aplicar el color block y conseguir unos resultados espectaculares.

Si quieres empezar a experimentar con el color block de una forma sutil, lo mejor es comenzar con los textiles. Sustituye los estampados de cojines, cortinas, colchas, alfombras, etc., por textiles lisos de colores sólidos, fuertes e impactantes. Juega con las combinaciones de colores opuestos. Para ello, es aconsejable que consultes un círculo cromático: te hará tener una mejor perspectiva sobre qué colores van mejor juntos.

Continúa con los detalles o accesorios decorativos. En este punto, puedes seguir experimentando con los pequeños objetos decorativos que tienes en casa. Añade notas de color mezclando cuadros, con jarrones, fotografías… Lo ideal es que para que estos toques atrevidos de color sean los protagonistas indiscutibles, las paredes y suelo de la estancia deben ser los más neutros posibles.

Para espacios o habitaciones más reducidas opta por los colores pastel. A parte de ser una alternativa más sutil a los colores impactantes, es la opción más adecuada si el espacio a decorar es muy pequeño o poco luminoso. De esta manera conseguirás resaltar más el espacio al contrastarlos con sus colores opuestos o complementarios.

Tips para los más atrevidos:

  • Dale protagonismo a las paredes. Puedes pintar las paredes de una misma estancia combinando distintos colores o usando bloques de color en una misma pared: paredes pintadas hasta la mitad, en diagonal, creando formas geométricas… incluso puedes resaltar sólo el techo con un color llamativo.
  • Mobiliario atrevido. Continuando con el punto anterior, puedes optar por piezas de mobiliario de colores opuestos a los usados en las paredes. Otra opción más pura es darle el máximo protagonismo al mueble más grande, por ejemplo el sofá, con un color muy explosivo y luego añadirle los cojines en varios colores diferentes.
  • Toques de color para resaltar elementos constructivos. Otra alternativa que resulta muy atrevida en la tendencia color block es la de pintar de un color contrastado los diferentes elementos constructivos de la vivienda: puertas, marcos de ventanas, zócalos… incluso puedes atreverte con aquellos que son “indestacables”, los que siempre han tendido a ser neutros: radiadores, tubos y conducciones vistas.

_

En conclusión, las posibilidades del color block son infinitas y los resultados que se pueden conseguir dependerán de tu propia creatividad e iniciativa a la hora de aplicar las pautas anteriores.

¿Te atreves ya con el color block para tu hogar? ¿Qué te ha parecido esta tendencia tan original y alegre?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *